Llega la revolución ecológica a tus juguetes sexuales

Cada vez somos más conscientes de la huella que dejamos en nuestro entorno y de las necesidades que requiere una vida sostenible. Cada vez es mayor el porcentaje de personas que recicla, cuida su alimentación y opta por utilizar el transporte público. Este interés ecológico se ha extendido hasta el mundo de los juguetes eróticos, donde el plástico y los productos químicos están siendo sustituidos por productos veganos y biodegradables.

En el mercado español podemos encontrar juguetes fabricados con todo tipo de materiales ecológicos como la cerámica, plástico reciclado, madera o cristal, y hasta alguno recargable con energía cinética, además de vibradores que funcionan con energía solar o lubricantes orgánicos.

Los juguetes sexuales ecológicos no poseen sustancias tóxicas que dañan el cuerpo y su proceso de fabricación no conlleva un impacto negativo para el medio ambiente. Estos productos son fruto de una comercialización justa y son fabricados con materiales 100% naturales.

Los ftalatos

Los ftalatos son un grupo de compuestos químicos que se encuentra en muy alta concentración en los juguetes sexuales. Son el equivalente al aceite de palma, que hace que todo sepa más rico, pero a costa de tu salud. Los ftalatos hacen que los plásticos sean más suaves y tengan mejor olor. Estos peligrosos suavizantes tóxicos se utilizaban en la elaboración de los juguetes infantiles y fueron prohibidos el año pasado por la Unión Europea al considerarlos un riesgo para la salud de los niños. Sin embargo, no han sido retirados en la elaboración de los artículos sexuales.

El uso continuado de estas sustancias provoca un abanico de consecuencias médicas que van desde el asma, alergias, dermatitis hasta cáncer, malformaciones en los fetos y anomalías genitales.

Estos son los productos más consumidos en nuestro país:

Lubricantes orgánicos

Los lubricantes orgánicos están elaborados con ingredientes naturales como el argán, el cáñamo o la guayaba y no están testados en animales, por lo que contribuyen con su bienestar. No tienen sustancias químicas como otros lubricantes que se encuentran en el mercado, entre las que destacan siliconas y glicerinas (de la misma composición que las utilizadas en los limpiadores para hornos y en los anticongelantes).

Aunque tienen un precio un poco más elevado que los lubricantes convencionales provocan menos irritaciones en la piel e hidratan y cuidan mejor las zonas íntimas.

Preservativos naturales

Uno de los objetos más contaminantes de nuestra vida diaria, además de las toallitas desechables, son los condones, ya que el látex tarda décadas en desintegrarse y además taponan las tuberías al ser arrojados por el inodoro. Frente al consumo habitual de condones de látex y poliuretano existen otros más saludables realizados con látex orgánico llamados preservativos veganos. Están fabricados con corteza de árboles como el corcho y con la resina de ciertos vegetales que generan plástico biodegradable

Por si estas ventajas no fuesen suficiente, son la salvación para numerosas personas que son alérgicas al látex pero quieren tener una vida sexual segura.

Juguetes sexuales con energía solar

En el mercado existen vibradores y consoladores que se cargan con la luz, tanto natural como artificial y tienen una autonomía aproximadamente de tres horas.

Juguetes reciclados y ecológicos

Existen materiales totalmente inocuos para el medioambiente y que están causando furor en el mundo del eco-friendly sex, como los consoladores de madera en Alemania o los dildos de cristales tipo cuarzo que se calientan con la temperatura corporal, no son porosos y se pueden esterilizar cuantas veces se quiera.

También podemos recurrir a otros métodos para obtener juguetes sexuales con los materiales que tenemos a nuestra disposición.

· Las frutas y las verduras pueden ser perfectos estimulantes caseros.

· El aceite de oliva es un excelente lubricante natural, siempre que no te eche para atrás el olor a comida.

· Los tallos de las flores pueden ser utilizados como delicadas fustas vegetales.

Cómo comprar juguetes sexuales ecológicos

Antes de lanzarse al mercado eco, es recomendable conocer una serie de recomendaciones:

· Buscar productos eróticos que muestren en su etiqueta los materiales con los que han sido fabricados

· Buscar productos de calidad que provengan de empresas responsables certificadas como “Empresa Sexualmente Responsable”.

· Busca la etiqueta “DOP FREE” o “PVC FREE” o “Libre de Ftalatos”

· No compres el producto si huele a plástico fuerte. Puedes pedir que te abran el embalaje para comprobarlo.

Comprobar que el producto contiene el correo electrónico o el teléfono del fabricante para futuras reclamaciones

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *